30 jul. 2006

MEJOR ANDÁ HABLÁ CON TU MADRE


Disdioy, saliendo de la tienda en donde me junté con Lipe a refrescarnos del calorón pisado que está haciendo a mediodía, paré la oreja y alcancé a medio oír el siguiente diálogo:

MAJE 1 (disfrazado de futbolista y más panzón que Remache): —Vos, Tono, ¿qué vas a hacer entonces? ¿Vas a comprarle el celular a tu traida o qué?
MAJE 2 (también disfrazado de futbolista, pero algo fisiquín, tirándole a Cáceres): —Quería vos, pero ya nel, es que el cuate que me lo quería transar es un greñudo pisado y vale verga hacer bisnes con mara así… Vos me conocés, yo con pisados así no hablo…

Como yo sé que soy más hijoeputa que él y como una vez anduve greñudo también (no porque quisiera ser como Saúl Hernández, no, nada qué ver, a lo macho) me dieron ganas de irlo a agarrar a pura punta de verga, pero Lipe me calmó y mejor nos fuimos, de todos modos yo tenía quir a misa y qué güevos ir así, alebrestado y embadurnado de sangre, mala onda con Tatachús y los laicos.

Y es que muchá, por esas mierdas estamos como estamos pues: yo, gordo; ustedes, a lo mejor... N’ombre, ya en serio: en Mulamala nadie quiere hablar con nadie que no sea exactamente como él, ella o usted; o sea, con una especie de clon o de gemelo. Yoni Carías es el modelo de quien quiero hablarles. Este cara de mi güevo no habla con greñudos si anda con su pelito parado y hasta la mierda de Moco de Gorila; con pobretones si ya va ya viene en su Be Eme; con tatuados si lo único que tiene es la mongólica en el culo; con feos si se la lleva de conductor de Putos G (cf. Putos Güecos) y usa camisas Adolfo; con jipis si se baña tres veces al día y usa Jiugo Bos Moshion antes y después de acostarse; con ignorantes si está sacando una su maestría en ontofilosofía y teosofía aplicadas a las relaciones átomo-individuo; con drogos si lo único que ha probado en su puta vida son un par de bebetinas y un reconstituyente de rábano porque de güiro era tóo entelerido; con incultos si siempre anda con su Cien Anos de Soledá bajo el brazo y su cuadernito de notas y cursilerías; con huecos si se la lleva de machito y chía y chía por un culo cuando le ponen una de Chente; con vagos si tiene un par de chances más o menos y trabaja adonorem los fines de semana, en una maquila; con fanáticos del deporte si lo que cree es que el fut, por ejemplo, es un entretenimiento para masas y gentuza de ésa; con nerdos si lo único que sabe hacer es escribir BOLOS con los números de su calculadora; con bolos si se embola con aqueas gallito de malta o con uno de esos pastelitos, borrachos, que les dicen; con los indios si anda presumiendo que su tata es francoespañol y su nana mitá irlandesa mitá maltesa… en fín, Yoni Carías sólo habla con Yoni Carías, porque si no, ¡qué va a decir la mara, pues!

¿Entonces ese tal Yoni sólo habla solo o cuando se mira en el espejo, vos Rex?, me pregunta Yerri y yo le contesto que no, que no sea mula, que Yoni sólo habla con los de su especie, con los de su clase, con los que son igual a él, pues. Y ahí está el vergueo, muchá. ¿Qué esa mierda de ay, yo no le hablo a esos ni yo a aqueos? Yo no les voa hablar pajas. A mí me cae en la verga un pijo de mara, en serio, pero llegar a esos extremos, de no hablarle a alguien por sus fachas o sus gustos, ahí sí nel, muchá. Y es que, según me he dado cuenta, resulta que el roquero no le habla al popero, el fresa al muco, el viejo al ixto, el ingeniero al arquitecto, el de la Marro al de la San Carlos, el de los Cremas al de los Rojos, el machista a la feminista, el católico al mormón, el canche al moreno, el trajiado al bohemio, el santurrón al ateo, el estudiosito al pélex, el citadino al pueblerino, el ladino al indio, el de aquí al de allá, el… y VICEVERSA, porque tampoco es unidireccional esta mierda, váa.

Bueno, si alguno de ustedes conoce en persona a un chamán que le entre grueso al peyote, a un luchador libre con máscara dorada, a un taxidermista clandestino, a alguien que ponga inyecciones y sueros, al dueño de la fábrica de jabones DK-12, a un eunuco que se eche rolas de soprano, a una chava con tres chiches y bigotillo a lo Cantinflas… ¿a quién más?, ¿a quién más?... vamos a ver… ¿quién putas me falta?... Ah, orita no me acuerdo bien. La cosa es que si los conocen, díganles que tengo ganas de hablar con ellos, porfa. Háganme esa campañaza, ¿quieren? Es que antenoche soñé que para el 2045 ya había hablado con el todo el mundo, incluso con Bush y Portío, y a güevos, también con los animales y con una que otra piedra en el camino. Dios se los pague.


Foto cortesía de Yajú.

24 jul. 2006

DÉJESE DE PEDOS


El otro día, casaquiando con Guallo, salió el temita de hasta qué punto esta babosada de interné y las comunicaciones han hecho mierda nuestro idioma. Como ustedes lo habrán notado, yo no soy ningún purista de la lengua (pura lengua, sí, que sin el mínimo esfuerzo me sirve para rascarme la punta de la nariz y saboriar uno que otro moco, pero eso es otro rollo) y escribo no como se me dá la regalada gana, sino como se habla, o al menos, como yo creo que hablo. Las maldeformaciones (nía Paula dixit) que les estoy diciendo se dan, sobre todo, en la escritura. Al parecer, no nos basta con que el mundo se dé cuenta de que no sabemos ni verga de ortografía, sino además, nos damos el lujo de caer en lo siguiente: casa ahora se escribe ksa; que resulta ser q; tengo es tngo; estés queda sts; cuídate es cuídat; bien se queda en bn; y así, podría mencionarles un pijo de estas mierdas, que me hacen recordar a aquel juego parvulario del DGCDP2. ¡Pero eso era una mulada de chavitos, muchá! Pero de ahí, ¿a escribir así siempre? ¡Pélenme el chile! Y luego están los que escriben intercalando mayúsculas con minúsculas: Ya No Sé CóMo PuTaS LlAmAr La AtEnCiÓn. ¿Qué esa mierda, muchá? ¡En serio! ¡No chinguen, por la gran puta! Y por ahí hay otros que omiten la “ñ” y ponen suenio en lugar de sueño o anios en vez de años. ¿No aprendieron a configurar un puto teclado o se trata de un mediocre imitación al estilo Macarone? Otra mierda: el signo de multiplicación ya desplazó al “por” y ahora la mara pone xq en lugar de por qué. ¡¡¿POR QUÉ?!! Dispénsenme quienes se sientan aludidos, muchá, pero es que NO PODÍA QUEDARME CON EL HOCICO CALLADO.

La mújer del Guallo se emputó conmigo por estas ondas. Primero salió con que se trataba de la economía de la lengua y me puso de ejemplo los mensajitos de celular. Después que era onda de cada quien, de la manera de expresarse. Después que era un rollo de estilo y de originalidad. Después que no había que ser tan radicales y que esos tipos de escritura algo de estética tienen. Mirá mamaíta, le dije, economía de la lengua sería no colgarte al teléfono dos horas para chismorrear con tu nana y dejar de pisar al pobre Guallo con las cuentas de fin de mes, ¿oíste? Guallo dijo sí con la cabeza, como si fuera un reservista, mi compañero. Y de ahí ya no le dije nada, mejor me zafé porque no quería armar más camote. La mújer de aquél es mi prima, pues; y mi tío se malea cuando la chingo y de ahí me anda taloniando para darme verga. No ven que una vez me zampó un par de patadas sólo porque con el Guallo la estábamos chingando, diciéndole que ya no se pusiera esos pans pisados que usa, todos trincados, porque se le marcaba la cuchara y parecía güirita de primaria.

Pero volviendo al tema, muchá, ¿a quién no le sacaría de onda recibir una carta que fuera mezcla de español y de taquigrafía? Yo entiendo que las cosas van cambiando conforme el tiempo, pero tampoco es para pelarnos, pues. Es que así se escribe más rápido, vos Rex, como en el chat o en el celular. Muchá, una mi sobrina va a cumplir quince años y no escribe así, aunque se pase más de medio día en esas ondas. Además, he visto estos cagadales en comentarios y en posteyos, incluso de mara que se autodenomina escritores y lo que es pior aún, poetas. Yo sé muy bien que orita muchos de ustedes, mis queridos lectores, me deben estar sacando la madre. ‘Ta bien, me lo merezco. Pero como ya les dije anteriormente antes con antelación: no me puedo quedar callao. Una de las características del Muladar siempre será la honestidá y la sinceridá, y ustedes lo saben, pues. Lean esto: st chq no db cr nmigo d nadie xq s pisto es para tods, ad+… ¡Eso decía en una mierda de cuento que leí el otro día! ¿No creen que ya nos estamos pasando de la línia? Bueno, ahí cada quien. Eso sí, de ahora en adelante, no se estarán recibiendo comentarios con este tipo de “irregularidades”. Todo lo demás, mientras forme parte de nuestro mulamalteco vulgar y sonoro, será bienvenido como si fuera una chela bien fría a mediodía en el puerto, ¡SALÚ ‘TONCES PUES PISAOS!

NOTA: Lo que aparece en la foto está en proto-cananeo y galaico-portugués y significa: ¡QUE BIBAN LOS CAVALLOS! (¿Que por qué lo puse?) (A saber, mano)

Foto cortesía de Gugel.

17 jul. 2006

LA MERA TOS CON FLEMA (PARTE I)

Para salir un poco de la rutina, en esta oportunidá quería compartir con ustedes algo tan íntimo como el mismo cerúmen que a veces me taponeya los oídos. Mi intención era presentarles a mis verdaderos cuates, con los que siempre ando de arriba para abajo, chingando y, a huevos, haciendo cagadales de vez en cuando. Algunos de ellos, incluso, protagonizan algunos de mis posteyos, por eso también lo hago, para que los conozcan, pues. La onda es que esta mierda del blogger no me deja subir más fotos y ya estoy a verga de estar tratando. Por lo tanto, la galería no está completa, faltan pisados todavía. Pero por lo menos ya es algo; más adelante completaré el cuadro de honor, se los prometo, ustedes no si'agüeven. En sus marcas, listos, juera!

FELIPE BARRIENTOS (1977-) Según el horóscopo quichelense: ARDILLA PERENNE

Cuando yo tenía como quince años, todos los hijos de puta decían que Lipe era mi hermano. En fin, yo me puse coche debido a tanta chela y aquél prefirió conservar su esbeltez de siempre. Engordar es una mierda, pues, ustedes lo saben. Lipe es el sentimental y el más centrado del grupo. Aunque no cree en el amor a primera vista, cualquier pisada sería feliz con aquél, se los juro, sobre todo porque colecciona tarjetas del día de cariño, tazos y se hace tres quesos bailando. Bebidas de su predilección: súchiles y horchata con agua de mosh. Antes le entraba grueso al atol de haba (¿de qué?), pero se indigestó y entonces mejor ya nel. La primera vez que se puso a verga, recuerdo, llegó gatiando a su casa, entró como pudo, se cayó encima del nacimiento y después, por callar al sobrino que se despertó del susto, lo sacó de la cuna y si no es por su vieja que se levantó a tiempo, el pobre güiro se 'biera ahogado, ya que el cerote lo iba a echar a la pila. Sueño a posteriori: estudiar para derviche y perfeccionar el método para güeviar gallinas sin enchichicastarse la cara.

ADOLFO TORUÑO (1974-) Según el horóscopo quichelense: CHUCHO EN BRAMA

El que nunca puede faltar dentro de la mara de la foto es el inconfundible Fito (pecho al aire y mirada intrigante de guerrero troyano). Aquél, como alguna vez lo indiqué, es el más mamado del grupo y el que nos hace güevos a la hora de los talegazos; tanto así, que como bien nos lo muestra su primo Toribio ahí agachado, la mara no le atina, se engasa con aquél y para haciendo claras insinuaciones de mamey en señal de admiración y de agradecimiento. La frutas favoritas de Fito son las anonas y las naranjitas aqueas de plástico que traían azucar adentro. Seguidores: los Pasaco (tercera genereción) y los organizadores de las figuritas de San Luis Pueblo Nuevo. Si alguien encuentra algún parecido con individuos asiáticos, no se equivoca: Fito ganó el XVI Torneo Interpenitenciaría de los Bodocudos, celebrado en Tan-An-Ai, Mongolia del Norte, representando a la cadena de restaurantes Qué Dely, y el único que le hizo la pala fue su primo, por lo que todos ya sabemos; el resto son puros flans, digo, fans.


NOTA: Muchá, si alguien quiere los teléfonos de aqueos, no sé, para alguna de sus hermanas, primas, tías o cuatas desesperadas por probar amor del puro (y pajarito, seamos honestos) no duden en avocarse a su servidor a través de los medios que ya todos conocen, excepto telegrama. Buena onda, espero confíen en mí y no en San Antonio de Padua, que ya debe estar hasta el queque de que lo pongan de cabeza. Va pués!

13 jul. 2006

HAGAN SHÓ POR LA GRAN PUTA



¿Quién no ha visto alguna vez una de esas malditas miniban que andan haciendo propaganda por las calles con dos o tres altoparlantes a todo volumen? Simón, ésas, las de la Tropicálida o las que por la compra de una tarjeta para celular te regalan una playera toda pura mierda o un lapicero chafa. Si por pura chiripa se estacionan enfrente de tu casa, para que la mara llegue ahí a caer de mula, ¿te molesta o no? Bueno, supongo que para que Dios escuche, no es necesaria tanta gritadera o alarido pisado, ¿no? ¿Por qué entonces esos cultos mierdas de los broders separados o de los carismáticos? Si por azares de la topografía, te toca tener una sectita de éstas a la par de tu casa, ¿te molesta o no? Y luego están todos esos ixtos huevones que andan somatando esos güegüechos de la vieja en honor la patria. (Todavía hay retrógrados que quieren que sigamos militarizados, ¿no? ¡MULAS!) El 15 es en septiembre, pero los mierdas empiezan a repasar desde mayo, ¡mámenme la verga! Si por maldiciones domiciliares, sucede que también tenés de vecino a un colegio de mala categoría, que además es adventista, y que cree que si sus pupilos empiezan a somatar a su madre con cinco meses de anticipación, se van a lucir el 15 de septiembre, ¿te molesta o no? PUES A MÍ SÍ. Y todo lo que acabo de decirles, no es paja. Yo vivo así y la bulla pisada que se concentra en mi casa YA-ME-TI-E-NE-A-VER-GA, repito: YA-ME-TI-E-NE-A-VER-GA.

Hoy me levanté algo maliado, para qué voy a hablar pajas. Pero es que, puta, uno se sube a una burra, hecho mierda, con ganas de cuajarse un rato y nel, ah, no, ahí van las pobres bocinitas retumbando. No sólo la música es una mierda, sino que además hay que echarle volumen. Pagá taxi, pues cerote, me diría la mierda de Richi. Pero no se trata de eso muchá, se trata del respeto. ¿Por qué putas tengo que aguantar música bailable cuando no estoy en una puta disco? ¡¡¿Ah?!! Si vamos en carro y nos metemos en una de esas atascazones como la que se hace orita en la Rusvel, luego luego empezamos a darle duro a la bocina, ¿o no? Y de ahí el de a la par, y el de atrás, y el de adelante y de repente es un escándalo de la gran puta. Al celular le queremos zampar una rola completa en vez del típico tuuuu, tuuuu, tuuuu y que todo mundo se entere cuando nos llaman y, para acabarla de cagar, en lugar de hablar, gritamos, como si estuviéramos en el estadio. ¿Y qué me dicen de los velorios? Se supone que uno va para acompañar en “su dolor” al conocido, pero no, pela la verga, la costumbre dice: hacé ruedita, contá chistes y cagate de la risa. Cuando uno siente, ya no se sabe si es velorio o chingadera. ¿Será que alguna vez entenderemos el verdadero significado del silencio? Primero pagamos la deuda externa, vos.

Por eso y muchas cosas más, ven a mi casa esta Navidá… nel, nel, por eso y muchas cosas más, he decido instaurar el “Día Nacional del Absoluto Silencio”. ¿Cómo así, vos Rex? Pues muy sencillo: nos fraternizaremos con todos los sordomudos mulamaltecos y llevaremos al límite nuestra aberración al ruido. Será el día para hacer shó de una vez por todas: a la verga las palabras; sólo muecas, señas y gestos. Nada de música (ya me cargó la gran puta, pero para que vean que doy el ejemplo). Cine mudo en la tele, siempre con el miut activado, por si las moscas. Aceite del bueno para las bisagras y los resortes de las camas. Si vamos a chimar o a pajearnos, a la verga los gemidos, y muy especialmente los de los orgasmos fingidos: ¡ojo chavas! Evitaremos los frijoles parados para no amanecer pedorros y los tacos al pastor por aqueo del chorrío. Lecturas con la vista, almuerzos exclusivamente para hartarse y no estar hablando muladas, rezos en total silencio, en calidá de monjes nazarenos. Nada de chillar, silbar, chiflar, erutar, tararear, estornudar, sonarse los mocos, gargajear, chasquear o tronarse los dedos, suspirar, toser, reírse (pelar los dientes, sí, pero como la gente); ni mierda de alarmas, celulares, bocinas, electrodomésticos bulliciosos, mascotas, movida de muebles, timbres, golpes de cabeza en la paré, vergazos, en fin, qué se entiende…

Rieguen la bola muchá, por vida suya, y envíen sus sugerencias (abstenerse bromistas) a la misma dirección de la Asociación de Guaqueros Anónimos, ¿si? Estos ya se apuntaron y ese día, según palabras de su propia boca, se abstendrán de toda guaca escandalosa y se conformarán con puro babeo. Y claro, vayan preparándose para el 32 de julio: DÍA NACIONAL DEL ABSOLUTO SILENCIO. (Nota: quien sea descubierto incurriendo en ilegalidades, será sometido a la extirpación de lengua y tímpano, todo por cortesía de “Los tres zopes”, Secuestros Express, S.A., una empresa seria, de calidá y confianza).

Foto cortesía de Gugel.

10 jul. 2006

NARRATIVA MULAMALTECA (PRIMERA ENTREGA)


Al lugar se presentaron dos oficiales de turno. Uno de ellos, al parecer, llevaba el permiso en un sobre cerrado. Los trámites no habían sido difíciles sino tardados, debido al cuestionado meollo del asunto. Y es que en este país (y en aquella época) se cumplían las leyes y se respetaban los derechos ciudadanos de una manera ciertamente impecable. Pero sobre todo, se velaba por satisfacer las necesidades públicas, mientras se siguiera el debido proceso y quedara constancia de ello. Unas quince gentes esperábamos por allí, ansiosas y dispersas. Yo, como siempre, cámara al hombro, aunque no tan curioso como el resto. O quizás sí, pero siempre disimulando.

Enseguida, uno de los oficiales, el más gordo, tomó la palabra y llamó a los dos implicados: Esvin Santos y Yovani Carías. Ambos se acercaron lentamente con gestos de alegría en sus rostros, hasta quedar frente a frente. Atrás, los dos oficiales; a un lado, cientos de vehículos circulando a velocidad variable. El otro oficial tuvo a bien jalar una manta blanca que dejó al descubierto una indicación de tránsito. Algunas gentes empezaron a aplaudir mientras yo soltaba un par de flashazos. Era una ocasión especial, como para bañarse dos veces y cortarse las uñas de los pies.

Luego de la debida lectura de la resolución 18-13, se llevó a cabo la transacción con todas las de ley. Esvin llevaba dos bombillas de cien guats cada una, un silbín y un gasneoncito en rojo, como de prostíbulo. Yovani, por su parte, tres conexiones de chilitos: una con lucecitas en forma de estrellas, otra intermitente y otra más con focos de mayor tamaño y también intermitentes, de las más rústicas. Los aplausos no se hicieron esperar. En efecto, la indicación vial rezaba: CONCEDA CAMBIO DE LUCES.

3 jul. 2006

YO SÓLO CULOS SOY, VOS


Fíjense muchá que no había escrito antes porque andaba atareadito con lo de la recibida de las muestras de guaca, haciéndola de guachimán en el laboratorio. Ni modo, las obligaciones. Pero, ¿qué les iba a contar?… Ah, sí… en la última sesión que tuvimos, pasó lo siguiente: oí a un fulano expresarse de esta forma: queridos compañeros, yo, la verdá, no sólo sufro de vomitadera crónica, también me salen mezquinos en las patas y ya no hallo qué hacer con tanto culo; ya sé que no viene al caso, pero tampoco está demás decirlo. Me le quedé viendo al hijueputa, levanté el brazo y le enseñé el pulgar erguido, como diciéndole qué cabrón, compadre. Como la mara llega por su cuenta y yo no soy quién para echarlos a la mierda, me aguanté el calor y lo esperé a la salida, cuando todos nos estábamos despidiendo de beso, abracho y apapacho. Usté mano, le dije. Hermano Rafael, me contestó todo entusiasmado, como que 'biera visto a uno de esos tantos culos que tiene, pero en pelota. Ni mierda de hermano, le dije, cuénteme cómo está eso de que ya no halla qué hacer con tanto culo. Lo tomé del brazo y lo saqué tratando de que los pocos pisados que quedaban no echaran color. A mí, honestamente, me pela la verga que lo que la gente haga o no, excepto cuando me tocan los huevos. Éste pobre mierda no se estaba metiendo conmigo, pero me cayó mal por fanfarrón y presumido. ¿Que qué pasó después? Espérense, pisados.

Puedo soportar a un guanabi de Cuatro Gramos Corten o de la A-Marro; a un poetastro de las Cien Huertas del Paisaje Ay, sí, nena; a un caco chimagringas del Parque de la Anti-Guatemala; a un amo-a-Evo-que-viva-Fidel-Chávez-porque-siempre-Ché-Mao-si-no-Super-Marx-Somosa de la PUSAC; a un salserín-reguentonsandungero de la Sin Cordura; a un roquer fachudo que cree que el roc es greña, pulseritas, harapos negros y botas rhino; a un jipi mariguano que se baña cada vez que llueve…; puedo, incluso, soportarme a mí mismo, pero JAMÁS a una piltrafa que se la lleve de PAPI. (Bueno, la verdá es que no soporto a nadie, pero ustedes digan que sí y síganme la corriente). Lo que trato de exponer en esta oportunidá es que me emputa que la mara salga con esas sus muladas, pues. Puta, vos, me ‘bieras visto anoche, mano. Así era el culerío que había en La Sala-da y no me acuerdo bien, pero creo mínimo me salió con tres pisadas, te lo juro. ¿Qué necesidá hay de esas pajas, muchá? Ah, no, el nene solo culos es. Aguántenselo. ¡Y lo pior es que fanfarroneya! Es el típico mierda que cuando anda con vos en la calle te dice: ¿ya viste aquea pisada que está allá, la alta? Y vos le contestás todo expectante porque notás que es un culazo: simón, ¿qué? Y él, sonriente: ah, nada, es que me la agarré cuando estábamos en el coro de San Francisco. Si esa misma tarde, pongámole, nos encontramos a otras cinco o seis bonitas nalgas, tu amor ya se las agarró, chimó o tuvo algo con todas. ¿Hay razón para querer reventarle la cara a un maje de éstos o no?

En fin, yo no entiendo por qué putas los cuates creen que uno es mula, pues. Vos, ¿y cuántos palitos te echaste aquea vez con la Andrea? Y el mierda te sale con: fijate que rompí récor, fueron ocho en fila y un par de mañaneros. BIENVENIDOS TODOS AL PROGRAMA LÍDER DE LA TELEVISIÓN MULAMALTECA, EN DONDE EL ATOL ALCANZA PARA DIEZ ENCARAMADAS. Encima, es un pisado que resulta llamarse Radamés, con lentes de fundío de botella, prominente papada y regular barriga, mal rasurado, espinudo, reincidentes barros kin saiz en la sien, con un colmillo salido y cariado, asmático de nacimiento, dedos de baqueta y aliento a pedo. Ahora bien, hay una situación, como dice un mi cuatazín: resulta que además de eso, a tu casero no le llega que le digan su nombre de pila, sino que mejor apodos alusivos a su donjuanería o capacidad machesca. ¿Sabés cómo me ‘icen esos cerotes de la tienda, vos? Y uno, ya presintiendo que va soltar una estupidez de ésas: ¿Tamal? Y él, rápido: Tu madre, Rex, nel hombre, me ‘icen Chiches. Luego te explica que es porque “sólo eso tiene en el hocico”. Y aquí es onde la violencia se apodera de uno, muchá, y dan ganas de agarrarlo a morongazos. Antes de irse, todavía tiene el descaro de decirte: ahora con la Nely lo que hacía era que cada vez que tenía ganas, sólo la llamaba y le decía que zafara al traido y de ahí caía yo, vos; ve, sólo pin-pin y a la verga. Pero me aburrí, vos. De todos modos, culos siempre caen.

¿Que por qué aguanto tanta casaca mierda? No sé, la verdá, no sé. Lo único que puedo decirles es que al cuate de la sesión que les contaba allá arriba, no le aguanté un par de pares y acabé taleguiado, POR MULA.


Foto cortesía de Gugel.