24 nov. 2006

REX AL DESNUDO (CÓMO NO, CHON)


A Tito, un mi cuate, le cae en la verga que uno no sea como él. Aquél es buena onda, pero siempre anda buscando que uno le diga sí a todo lo que dice o piensa. Pobre, no sé qué me da, pero es que llega un momento en el que saca de onda. Cuando empieza a hablar de política, por ejemplo, quiere que uno tenga una posición definida, como él. Lo mismo pasa con el deporte, la religión, la literatura, la comida, el arte, la filosofía, las tradiciones, las chavas, etcétera, etcétera… El cerote ni a putas entiende que siendo radical no va a llegar a ningún lado (si es que ese “lado” existe). Ser radical no me conviene, vos, le digo, pero el indio mierda insiste. Ya con sus tragos acaba diciéndome que no sólo frívolo sino un pajerazo. A mí me da igual si tiene razón o no. A estas alturas de mi vida ya no estoy para andar justificándome ante nadie. Y lo que pasa es que a mí, simple y sencillamente, me interesan menos babosadas de las que muchos se imaginan. El mundo es complejo, a veces como un tetunte de caca cundido de moscas, muchá, lo digo con entusiasmo. No hace falta ser un engasado para darse cuenta de tanta desigualdá, de tanta descomposición, de tanta falsedá, de tanto fanatismo, de tanta estupidez, de tantas injusticias. Pero en fin, Tito quiere “creer” en algo y quiere que todos sepan que él “cree” en algo. Es el típico cerote que siempre se sienta hasta adelante, que siempre opina, que siempre pregunta, que siempre quiere “ir”, “estar” y “pertenecer”, que siempre tiene algo que decir, que tiene que andar metido en toda mierda, que a puro güevo tiene que dejar claro que sus ideas son la mera verguería, etcétera, etcétera…

Ayer cabal me llamó y luego de casaquiar cinco minutos paré diciéndole: Tito, ¿sabés qué?, mejor tu puta madre… y colgué. Después me llamó Nerón para decirme que pura mierda yo, que Tito andaba dolido, que la gran puta. A éste no pude mandarlo a la verga porque está galán el hijueputa y en una de ésas me zorzolea. Hoy me llamó la Teli para contarme que Tito andaba diciendo que lo que pasaba era que yo no sabía ni pura mierda y que por eso nunca quería opinar ni tomar partido de nada. Pero si tengo un blog y ahí opino, le dije yo. Tito dice que esa tu mierda es para mamones que sólo te siguen la corriente, me contestó la pisada. Va, buena onda, pues, le dije y colgué. Reconozco que me masqué un cacho, sobre todo porque aqueos son cuates y se supone que entre cuates la verdá no se dice, porque duele. Pero a mí me dolió poco, de veras, menos que cuando mi papá me arrancaba un diente flojo. Tienen razón, pero tampoco que exageren, me dije mientras hacía gárgaras de Listerine. O sea, si alguna vez no opino, no siempre es porque no sepa, sino porque simplemente no me da la puta gana opinar. Si no pregunto no es porque ya lo sepa todo, sino porque simplemente no me da la puta gana saber. A veces no quiero “ir”, me da asco “estar” y aborrezco “pertenecer”, así de simple. Cuando no tengo nada que decir no es porque no quiera compartir, sino porque prefiero hacer sho. Y así, sucesivamente, muchá… ¿acaso a ustedes nos le pasa la misma mierda? Y es que si uno dice cutusa, por ponerles un simbólico y pequeño ejemplo, luego luego sale alguien con ¿por qué esa palabra tan no sé qué, vos?, ¿no que muy letrado, pues? Hace unos días, por ponerles otro ejemplo, leía un ímeil de un mi conocido que acaba de enterarse de la existencia del Muladar y que decía: felicitaciones, vos, se ve que dominás la onda; lo malo es que no tratás temas de interés general ni de actualidá (…) ¿Qué pensás de Chávez, de la Franja de Gaza, de las pruebas nucleares, de Ríos Montt, del turismo sexual?

Pues pienso mucho al respecto, muchá, de veras, pero eso a la mara que le pele la verga. No me gusta ser de los pisados que creen que su opinión es valiosa; casi siempre sé que lo que digo no tiene ni una pizca de importancia. ¿Por qué pues vos Rex?, me pregunta Salomón. Porque soy Rex, compadre, por eso, le respondo con todo y talegazo en la mula incluido. Rex no opina, Rex juzga. Rex no propone, Rex critica. Rex no construye, Rex ridiculiza. Rex no hace conciencia, Rex se burla. Rex no participa, Rex señala. Rex no contribuye, Rex satiriza. Rex no aclara, Rex confunde. Salomón por fin entiende. ¿Ya?, le preguntó. Simón, simón, ahí dejémoslo, y se va a la verga. Antes de que abra la puerta, le grito: ¡Salo, prestame algo de pisto! Y el cara de culo me contesta: ¡Que te lo preste tu madre! Luego del portazo, me pregunto: ¿Qué repisados tiene que ver la mamá de uno en todo esto? ¡Ah, maña más mierda la de estarnos sacando la madre! Pero bueno, la cosa es que el Muladar no es para mierdas serias e importantes. Es para m-u-l-a-d-a-s y no para m-a-m-a-d-a-s. Eso que quede claro. Ahora bien, si alguno de ustedes quiere saber algo, digamos, más personal o serio sobre mí o sobre lo que pienso, no haga lo mismo que Tito, no insista, ¡es mejor conformarse, hombre! Lo que hay en el Muladar es lo que soy y lo que me define, no hay más que decir. Pero si se les mete la indiada, pregúntenme lo que se les ronque el culo, pues, LO QUE SEA, y yo voa ver qué putas contesto, así, en plan buena onda, como cuates. ¡Aprovechen pues, pisados, hoy que ando medio de buenas! Aunque diunavez se los digo: yo no soy la Pipiripau ni mucho menos.


Pd. ¡Desde hoy a la quinta mierda los comentarios “anónimos”, muchá! Así que por favor, si quieren ser tomados en cuenta, dejen su nombre de pila, su apellido de lavadero o su apodo de letrina. Tenquiu beri moch.

20 nov. 2006

DIZQUE PUROS FLASHAZOS


Quienes tienen la mala suerte de conocerme en persona saben (o deben imaginarse) que me enculan las palabras. Hay otros que sabrán que me pasa lo mismito con la música. Y ahora vengo yo y les cuento que es la misma onda con las imágenes. Hace unos cinco años, talvez, se me metió la idea de hacer una especie de álbum fotográfico de imágenes urbanas. Lo que quería hacer, más bien, era tomarles fotos a todos los rótulos, carteles, avisos, propaganda, pintas, etcétera… que, por su redacción, ortografía o mensaje, me parecieran curiosos, confusos, ridículos o simplemente cagues de risa. En Mulamala hay material de sobra, por todos lados. El vergueo estaba en dos ondas: 1) no tenía cámara y 2) si prestaba una, me daba cheles sacarla en la calle y que me la güeviaran (como pasó con los veintiúnicos tres celulares que he tenido). Por eso, el proyectín pérez quedó sólo en puras casacas, ya que al final no paré haciendo ni mierda. Mi suerte cambió hace un año y dos meses, cuando mi novia tuvo a bien obsequiarme una camarita (debido a mis constantes berrinches por no tener pisto para comprarme aunque sea una de ésas que había en las ferias, en donde metías una ruedita con negativos, bajabas una palanquita e ibas viendo —por pedazos— alguna charada). Aquea no la usaba mucho y pensó que yo le sacaría más el jugo. Totalmente diacuerdo, le dije con todo y beso incluido. Es una Nicon Culpics 2100, con algunas funciones ya inservibles debido a que también le sirvió de “juguete” al güiro de una mi prima. A pesar de los pesares, me ha hecho la pala considerablemente. No soy fotógrafo ni sé nada de fotografía, pero me gusta tomar fotos. De hecho, el 90 % de las imágenes que aparecen en el cinco kilos de vacío, las hice con este regalito.

Ya con cámara propia miarcordé del proyecto que les comentaba. Me ‘biera gustado empezarlo en Mulamala, pero por azares del destino lo empecé en otro escenario: Mulaña, en donde no me agüeva tanto sacar mi camarita, aunque sí me intimidan un cacho las miradas de algunos quian de pensar: joder, este pringao haciendo fotos de puras chorradas, me cago en la mar… Como no soy de aquí (ni de allá) y no pasan de diez los que me conocen: me pela la verch, como diría una mi cuata. Pues bueno, si quieren saber de qué pisados les estoy hablando, visiten la urbe habla, en donde estaré postiando fotos que normalmente hago gracias a tanta caminada pisada que me he pegado (y me sigo pegando) cuando ando palidiando chance, de trámites, papalotiando por ahí, viendo qué me güeveo; de chingadera por las noches o en algunos viajecillos que hemos hecho, nada del otro mundo. En resumidas cuentas muchá, otra de mis aficiones para compartir con ustedes y mantener el vínculo más vivo que el talega de Fidel T. Castro. Así que si se aburren o les da güeva leer tanta mulada, ya saben a donde ir a sacudirse la caspa. —¿A La Aurora? —Tu madre, Lico, ahí no, cerote. ¡Aquí mirá ve!

13 nov. 2006

¡QUÉ 'YIK' NI QUÉ OCHO CUARTOS!



—A ver, señor Rex, a usté se le acusa de llevársela de gallito inglés, de ser un maldito reprimido, de ser un prepotente y de meterse con todo el mundo así porque sí, como si usté fuera la gran mierda, ¿no?

—Afirmativo, su Señoría. Pero tengo cuates de todo tipo y agarran la onda.

—Ajá, no me diga. ¿Qué es lo que me tiene que contar ahora? Le recuerdo que con ésta, ya es la sexta vez que tengo que estar oyendo sus estupideces y, con el respeto de la audiencia y del Jurado, YA ESTOY HASTA LA MIERDA.

—Me excuso ante
usté, su Señoría. Soy un enfermo, no puedo evitarlo.

—Eso a mí no me importa, diríjase al Jurado y empiece
orita mismo.

—Sí, su Señoría. Señores del Jurado, ejem, ejem… este, bueno… a sabiendas del vergueo al que me estoy metiendo, recurro a mi calidá de cerote bien hecho y, como siempre, alzo mi voz y les cuento a mis cuates lo que se me da la puta gana. O más bien, lo que me da por criticar a la vez que me entretengo viendo cómo me crecen los pelos de la nariz y pensando en la última vez que me eché un chester (maldito vicio que cómo extraño). Entre mis prioridades en la vida están mi chava, mi familia, mis cuates, mi laptop y mis libros. Sin embargo, cuando digo laptop no me refiero a “tecnología”, no, no, no. Es una Toshiba que me vendió un mi primo y que la uso casi exclusivamente para escribir, guardar fotos, oír musicón y ver licas. Nada más. Tiene lo básico, lo que a uno le sirve para salir del apuro. Que haiga mara a quienes se les pare la verga y se les moje el paxte con la tecnología, en especial, con las compus, programas y accesorios, órale, lo sé, porque también sé que Bil Gueits podría ser canonizado, junto a Spock y a Yorch Lúcas. Que haiga mara que se dedique a embutir su blog con mierdas sobre compus, programas y accesorios… ¡pfff!... ¡faltaba más, por la vida de las putas, su Señoría! ¿En qué cabeza cabe que las mierdas de la mara “yik” o “friqui” sean del gusto de un lector que busca recrearse con algo, llamémosle, agradable o entretenido? ¿No creen ustedes que un pisado que ande buscando mierdas de ésas no se sabe de memoria las guebs originales y las páginas especializadas en informática, sistemas, ofimática o lo que putas sea? Miren, Si Juan quiere ver porno, por ejemplo, no va y se mete a los blogs a ver si hay algún culito que no escriba ni mierda pero que esté bueno y de vez en cuando ponga una que otra foto cachondona. NO. Lo que hace es ir directamente a las páginas especializadas en PUSAS, TETAS Y CULOS. ¿No lo ven lógico? (No es que en realidad Juan lo haga, sólo les pongo un ejemplo, verdá vos Chano).

—Señor Rex, primero que nada, cuide ese maldito vocabulario. Segundo, ¿a usté en qué pisados le afecta todo eso? ¿Por qué no deja que cada quien haga lo que le ronque la gana con su block o como se llame?

Digo esto, su Señoría, porque resulta que un cuate me preguntó una vez si sabía algo de un grupo de chavos que así nomás se denominaron “comunidá de bloguers chapines”. No he oído ni mierda de esos cerotes y me da igual si existen o no, le dije, cuando haiga una comunidá de masones o de hechiceros mapuches, me avisás. Pero como parezco ixto, me quedó la duda. En Guguel me los encontré y lo que pude percibir de muchos es eso que les cuento: postean por montón, pero casi sólo ondas que van desde “¿quién ya tiene el Faierfocs 2?” hasta “las ventajas del Ubuntu 6.10, del Drupal y no sé qué chingados?” Señores del Jurado, ¿qué onda, pues? Luego hay un top de los que mantienen más actualizados sus blogs o postean diez veces al día, como si fuera carrera de machos. Con ondas de ésas, ¡quién pisados no, pues! ¡Hasta yo, que no sé ni verga, pero que me puedo chafiar los datos de una revista especializada y hacerme el moderno hablando de GuordPres, de Aquismet, de Linucs y cuánta mierda más!

—No son mierdas, m'ijo es experto en tecnología e informática y no tiene nada de malo que consuma 20 horas del día enfrente de su computadora. ¿Por qué putas se mete con ellos? ¿Les tiene envidia? ¿Será que usté no sabe ni mierda de blocks y ellos sí? ¿Es eso?

—De blocks no sé nada, tiene razón, pero sin hablar pajas, su Señoría, yo respeto el amor de su hijo y sus cuates por todo lo que tenga que ver con compus, sé que ellos son los pioneros del movimiento bloguer en Mulamala, entiendo que ese mundo (al igual que la asquerosa vida de los famosos) puede llegar a ser apasionante, asumo que por esos raros gustos compartidos sean una comunidá, etcétera… pero es que creía que se trataba de otro tipo de blogs, pues. ¡Entiéndame! Mire, la idea de reunirse en 4 Gramos Norte y de formar una grupo me parece de lo más normal, pero… ¿para ir hablar de Captchas, el efecto Bearm up, trucos de Yavascript o del P2P? ¿Entiende usté todo lo que su hijo le cuenta a la hora de la cena? ¿Tiene usté la remota idea de qué es un “yik director”? Por sus gestos, como que no... es como si le estuviera hablando en kurdo. ¡A muchos lectores nos pasa la misma mierda! ¿Juntarse para perder el tiempo hablando de “eso”? No me consta, pero intuyo que es así y la verdá y como decía el Güili, qué HUEVA, su Señoría. Y no hablo de una fiestecilla nerd que acaba de haber, no, hablo de un rollo que se convocó hace unos meses, al que estuve tentado a ir, pero que gracias a mis descubrimientos, preferí quedarme echado viendo videos de “Humor Amarillo”. De seguro, su patojo sí fue, ¿no?

—Sí, pero sólo un ratito. No me gusta que vaya a esas cosas, prefiero que se esté en la casa con su compu… Pero bueno, eso a usté no le incumbe. Vayamos al grano: nada de lo que dice me convence, así de sencillo.

—A mí tampoco, su Señoría, pero algo tenía que decir hoy, ¿no? Lo único que me gustaría dejar claro es que, como lector de blogs y bitácoras, me gusta toparme con algo bueno y entretenido cada vez que ando de link en link, es todo. Otra cosa: un mi hermano ya empezó con la onda “yik” y no quiero que se me pierda y que se vuelva un engasado, ¿me entiende? Antes le gustaba jugar basquet, ahora quiere que mis tatas le compren una compu con Güindous Vista y no sé qué tantas mierdas más que leyó en uno de esos blogs que le cuento. Mis tatas no son ricos, tienen una cadena de restaurantes en el Puerto de San José, pero no son ricos. Ah, y que aunque no me parece bien que a su patojo y a sus cuates se les tome como los “verdaderos bloguers de Mulamala”, me pela el riel, ¿oyó? No voy a meterme a ondas que no domino, cada quien con sus muladas…

—Pero sí es lo que está haciendo, pedazo de bestia… metiéndose con ellos. Tuco, Maicol, llévense a este hijo de la gran puta orita mismo, ¡pilas pues! ¡chanín, chanín!

—Pero su Señoría, ¿cómo así? Si ni siquiera han dicho náa los mierdas del Jurado…

—¡A bartolinas llévenlo, muchá! ¡A bartolinas! ¡PERO YA!

—¡‘jos de putaaaa! ¡Suéltenme, mierdas! Yo nací en Jocotenango, igual que Arjona… ¡Suéltenme!... ¡Yo no soy
Sadán Jusein, apenas tengo bigotillo, soy lampiño!

Foto cortesía de Guguel.

1 nov. 2006

YA NO SEAMOS MULAS, HOMBRE


Si pelamos al mierda de Paco, el mierda de Paco se hace famoso y nosotros nel. Así es esa mierda, muchá. Las babosadas adquieren una importancia inmerecida por culpa de uno mismo, de tener que estar hablando de algo hasta el cansancio. Ejemplo: la invasión del reguetón, del perreo y de todas esas mierdas caribeñas en Mulamala. ¡Por la gran puta! ¡¿Hasta cuándo vamos a dejar de darle al temita este, muchá?! ¿Qué fue lo que hizo el hijueputa de Jitler con los judíos, negros y gitanos? SE LOS TRONÓ, muchá, eso fue lo que hizo. Los odiaba y se los echó, así de simple, sin tanta verga. Ah no, pero nosotros andamos quejándonos de cuánta mierda hay, pero NO HACEMOS NI VERGA AL RESPECTO. Tranquilo Rex, tampoco es para tanto, manín. ¿Manín? Manín la vieja, vos. Sé que estoy exagerando, pero como sé que somos llevadotes por mal, háganle güevos. Recuerdo que hace poco, empezando un chupe con unos cuates, la bullazón de la banda escolar del colegio vecino, me puso para vergazos (ya llevaban más de tres horas somatando esas sus mierdas) y salí como la gran puta a tomar cartas en el asunto (esto lo mamé de mi hermana mayor, que nunca se anda con babosadas). Le dije a una ixta que me llamara al profesor de música, sí dice la mula, sale el otro con cara de ¿ideai? y, si yo hubiera ido a verga, soy tan capaz de trabarle un morongazo, pero no, tampoco soy animal, sólo le dije que por vida suya hicieran shó y, como tampoco él era un animal, hicieron shó y hasta el otro día. ¡Era mi cumpleaños, muchá! ¿Algo tenía que hacer, no?

En fin, lo que quiero decir es que si nos cae en la verga esa puta música, pues hay que ver cómo putas la borramos del mapa. ¿Cómo? Pues bueno, yo no soy César Guzmán para dar consejos ni Alejandro Giammattei para dar drásticas soluciones, pero medio se me ocurren algunas cositas…

1. PROHIBIDO HABLAR DEL TEMA EN BLOGS Y SIMILARES. (Aquí me contradigo, ya sé, pero esperemos que después de esto, yo sea el primero y el último imbécil en quebrantar mi primera sugerencia). Muchá: mientras más lo comentemos, más importancia le estamos dando, hombre. ¿Quién putas se acuerda del segundo nombre de alguna de las hijas del talega de Alfonso Portillo? Nadie muchá, simple y sencillamente porque nos vale verga y ella no es nadie. Hay que hacer lo mismo con el reguetón y el perreo. ¿Capichi?

2. MOSTRAR DESCONOCIMIENTO O INDIFERENCIA ANTE EL TEMA EN MENCIÓN. El desconocimiento es sinónimo de bajo coeficiente intelectual (como va a ser fingido, no hay pedo) y la indeferencia es un arma silenciosa y efectiva como una motosierra. Si alguien nos pregunta si ya oímos esa rola o si ya vimos tal video, NO, la respuesta siempre tiene que ser NO. Si queremos ser más contundentes (abstenerse aqueos que no nacieron para actores ni teatreros) podríamos responder que NO sabemos qué es reguetón ni que es perreo, y cambiar de tema en dos vergazos. Ya sé que cuesta un güevo quedarse con la trompa callada, pero hay que hacerlo muchá, de veras.

3. INCULCAR A NUESTROS HERMANITOS Y SOBRINOS OTROS GUSTOS MUSICALES. Para comenzar, podría ser marimba, ¿no? Hacer SUTIL hincapié en el hecho de que en lugar de Lambada, Quebradita, Reguetón, Perreo y Sandungueo, por ejemplo, los seres humanos suelen enpelotarse y chimar, ya sea por amor, por calenturas o por pisto; y que es una onda biológica, pues. Procurar ser breves y concisos para que a nuestro pequeño oyente no le entre más curiosidá y le den ganas de oír, bailar y ver bailar esas mierdas caribeñas. ¿Por qué putas una chava no es más honesta y le dice al traido que la lleve a lo oscurito en lugar de ir a tirarse al suelo, sobijiarse, contoniarse y simular que están cogiendo públicamente, en el centro de una pista de baile, tipo "Toreros Discotec"? Ojo: yo una vez chimé con ropa puesta y no es lo mismo. Dejo esta cuestionante como ejemplo de lo que debemos hacerle entender a nuestro pequeño oyente, claro, con otras palabras, pues, tampoco hay que ser mulas como yo, que digo lo primero que se me ocurre y acabo cagándola.

(La sugerencia 3 no tiene por qué limitarse a menores. Si podemos lavarle la xola a un cuate o cuata para que sean más cabrones y mejoren sus gustos musicales, HAY QUE HACERLO, por el bien de todos)

Bueno, creo que con esas tres ya estuvo. Soluciones hay un vergo, eso sí. Ustedes tendrán las suyas propias. ¿Incendiar los puestos de discos chafas que son los que más venden esa mierda de música? No, Lipe, sería lo máximo, pero la mara tiene que vivir de algo; gracias por la sugerencia de todos modos. ¿Hacer verga una disco reguetona bajo el concepto de: “hijos de puta, si siguen poniendo esa música, el dueño y el que cuida los carros se van a ir xucos”? Gracias por tu sugerencia, Nancy, pero ahí sería meternos a clavos gruesos, además el cuidacarros siempre es cuate. ¿Salir de “caza” a pepenar a cuanto cholo y “latin-fachudo” encontremos en la calle, como cuando de roquers lo hacíamos con los “compadres” y “mucos breics”? Puta, sería chingón vos Maco, pero esos mareros pisados no se andan con mamadas y no vaya a ser que le quiebren el culo a toda tu parentela. ¿Que el Gobierno nos regale aipods a todos para no tener que ir oyendo mierdas en las burras? Comé mierda, Lino, ¿vos creés que estamos en Noruega o qué? Pisto para eso no hay en Mulamala, entendé. Para las Olimpiadas sí, pero porque hay que invertir en la traída de medallas. Ya no voa incluir las sugerencias de Tono, de Chepe y de Andrea porque, aunque estén chingonas, incitan a la violencia y yo no quiero hacerme responsable de sus opiniones.

¡Felíz Día de los Santos Fallecidos, Muertos, Cadáveres, Occisos, XX, Finados, Difuntos, Interfectos, Cremados, Expirados, Asesinados y Desaparecidos pues!


Pd. El autor (Mula Mayor) no se hace responsable de los estragos y de las consecuencias que pueda originar este post. Que quede por todos claro que esto no es más que el resultado del uso de la libre expresión y de una goma de la gran puta. Dios se los pague.