19 mar. 2008

¡QUÉ CHIQUITÍO ES EL MUNDO, MUCHÁ!

Para los que crean que en el Muladar los ejemplos de situaciones y de mara —o sea, el factor anéglota (anécdota, pues)—, son puras invenciones y ocurrencias de este su servidor (pero no cholero suyo ni de nadie, ojo), regálenme unos minutitos de su valioso tiempo para demostrarles lo contrario. En el post anterior recurrí a la figura de Esvin Fulgencio Lobos Ajuchán para comentar un poco de todo ese halo mítico que envuelve a la Cuaresma y Semana Santa en Mulamala; o sea, como quien dice, lo agarré de cliente. No es el primero ni será el último, ¿va vos Chino? El Chino no me quiere hablar el cerote porque dice que a él nunca lo pongo de ejemplo y que qué cuate más pura mierda el que soy. Al Esvin lo conocí de güiro, como ya conté y lo último que supe fue que se había vuelto “protestante” (así decimos, aunque según nía Rome, tenemos que decir “hermano separado”, no porque se haiga casado con su propio hermano y de ahí se haiga separado, sino porque… ¡Ah, ustedes digan que sí, cerotes!). Al final del post, en el ya acostumbrado “pie de página” en el que aclaro de dónde pisados saqué la foto que pongo arriba, tuve a bien incluir lo siguiente, cito:

«Me ‘biera gustado una de Rudy Girón, pero a lo mejor aquél se enoja»

¿Una qué, vos Rex?, me pregunta el Chino con cara de goloso. Una foto, vos hijueputa, le contesto, para eso si abrís la jeta, vaa. Puse eso en el pié de página porque en la güeb de Rudy hay un cachimbazal de fotos de La Antigua y puta, para qué pasarme horas buscando en Guguel si aquél se dedica eso: a retratar todo lo que es y lo que acontece en la Ciudá de las Perpétuas Rosas y territorios aledaños. Pero como aquél no lo conozco personalmente (nos habremos cruzado en Café Condesa o habremos compartido banca en el Parque Central, quién quita), mejor me abstuve. Los fotógrafos son meros celosones con sus chivas y se entiende, pues; sobre todo, cuando son cabrones, como el Rudy. Pero resulta que aquél ni se enoja ni es celoso de su chance ni nada; es más, cualquier pisado puede usar sus fotos siempre y cuando incluya los créditos correspondientes y no modifique nada. “Todo bajo un marco legal que nos permita a todos los…” y blá, blá, blá, como dirían los mierdas del Congreso.

Lo más curioso de toda la onda fue lo que pasó hace un par de días. Luego de haber leído el post en el Muladar y de ver lo que decía en el pié de página, según fuentes extraoficiales, Rudy Girón se dio a la ardua tarea de revisar sus archivos fotógraficos (tiene estanterías repletas con cajas llenas de rollos y negativos que datan desde la decada de los 70) sólo para cerciorarse de “algo”. Echado yo en plena playa gaditana (de Cádiz, pues), chelita en mano y pescaíto al lado, oí el sonidito pisado de “entrada de sms” de mi celular (es el de una rolona de Pastor López) y vi la pantallita pisada: salu2 RR, soi Rudy G, buen post mano, check hotmail, tngo a Svin. Mi güevo, dije yo. Luego de bajar libros un rato, caí en la cuenta. Me fui a un saiber-café y corroboré que efectivamente me habría escrito Rudy Girón quien, cuál sería mi susto, me mandaba una foto adjunta del ¡MISMÍSIMO ESVIN! ¡Diosa puta! Aquí pongo esa mierda, jajaja:

Sí, es él muchá, el de negro. ¡Qué recuerdos! Sería 1995 o 96. Ahí acababa de cumplir los 18, lo sé porque seguía pelando la mazorca, señal de que le habían dado su cédula y ya podía ir tranquilamente donde las nenas. Noten dos ondas: 1) la carita de malcabresto del hijueputa. 2) Que cargaba hasta en las procesiones menos populares, para que vean su engase (creo que es la de Domingo de Resurección, cuando el resto de mara ya está muerta de tanto desvergue). Gracias pues, Rudy, estoy en deuda con vos.

¡Bueno pues, reyes y reinitas! Interrumpí mi sacras vacaciones sólo por esto, así que espero que, entre procesión y procesión, se echen un vueltín por este magno establo y, en lugar de corozo (ya sabemos que hay mara alérgica), se llenen los dos hoyos pisados de la naríz con una buena carretada de cacaemula, que es buenísimo para descongestionar las vías respiratorias, jeje.

¡Saludos a Poncio Pilatos, el que sale en La Mercé y a "Miren", el vendedor de chupetes!

Fotografía comisionada por Rex de Mulamala a Rudy Girón.

13 mar. 2008

¡VAMO-SEÑORES! ¡ANDANDO-SEÑORES!



Para estas fechas, entre un gran nubazal de incienso, soportando aquel chilacazo del gentío pisado, el olorón a corozo y las inconfundibles notas de las marchas procesionales, se me aparece la imagen de Esvin, un cuate que conocí en los básicos y que acabó de pastor de la Iglesia Arca de la Alianza Judeocristiana del Último día en que Job sacó a pastar a sus Ciervos, Ovejas y Terneras Prietas. De güiro, fue un ejemplar-cucurucho-aspirante (era un tipunquito pisado que ni a patadas pasaba del 1.15, para qué hablar pajas), pero cuando pegó el estirón se convirtió en solemne-hermano-cargador y ahí se sintió en su mera salsa. Su engase era la Semana Santa o, mejor dicho, la Cuaresma, porque desde el Miércoles de Ceniza no paraba de invitar a la mara para que cargaran con él en tal procesión o lo acompañaran a medirse o a comprar costales y añilina para la alfombra que iba a hacer con los del taller (chambiaba en “enderezao y pintura”), etc. La única vez que fue a misa fue para su Primera Comunión, pero, según el mismo decía, no había nadie más devoto por el Señor de la Caída y por el Santo Cristo Yaciente que él en todo Jocotesburgo. Infaltable en quermeses organizadas por Hermandades, velaciones, hechura de alfombras y procesiones, se ponía para vergazos cuando lo chingábamos: ¡Parecés sayón vos hijueputa!, le decía un mi cuñado porque la dos túnicas que tenía no sólo le quedaban cutas sino que además jamás las planchaba y las tenía más desteñidas que el calzón de la vieja. Esvin, si querés rifamos a tu hermana y que te quede la mitá para comprarte tres cuartos de satín aunque sea. ¿Se pelaba la mara, vaa?

Como en Mulamala nos la llevamos de muy religiosos, cualquiera podría pensar que Esvin era un ejemplo de fe, devoción y temor de Dios, ¿no? Si cabal ahorita estan diciendo sí con la cabeza, están aventaos a la verga porque el mula ése era un ejemplo, sí, pero de TODO lo contrario. Que hay no hay que hartar carne todos los viernes, y ahí iba el cerote organizando churrascos y encargando chicharrones desde un día antes. Que no hay que hacer chanchuy para cargar y ahí iba el mierda a pistear a los de la Hermandá o a pedirle a Oso (un cuate que le sacaba una cuarta de hombro) que se midiera por él para sacar la 3 en la de SanFe. Que hay que ir bien arreglado para cargar y el talega aparecía siempre con unos sus Tritón blancos y enpantalonetado. Que hay que procurar hacer el recorrido completo de la Proce y el mierda no sólo llegaba crudo sino que sólo se metía un rato (las dos veces que le tocaba cargar) y de ahí se salía a echar chelas de caseta en caseta. Que había que mantener el orden y el respeto en las filas de cucuruchos y el cerote te iba metiendo talegazos en la espalda y quitándote el capirote (o si no, majiando al pobre maistrito de adelante: le tocaba la espalda para que parara cuando atrás venía el de la Hermandá diciendo: vamo-señores, andando-señores). Que había que tener cuidado con las alfombras el Viernes Santo en la madrugada y ahí iba el pisado haciéndose el a verga y pasando encima sólo por chingar o armar vergueo (una vez sacó a su chucho después de no soltartlo del naranjal durante un año y ya se imaginarán el resto de la historia). Que es tiempo de abstinencia, de oración y de reflexión y el nene lo único que hacía era envergarse, tronarse su quincena onde las putas, salir a buscar culos el Jueves Santo, echar mano en las aglomeraciones y salir incensariando en las procesiones de la Vírgen, ¿para qué?, pues para ver culos.

Una vez, le quiso dar verga a unos pobres pisados que iban de romanos la madrugada de Viernes Santo, para lo de la Sentencia. Según él, uno de ellos había matado a Jesús, pero como todos eran iguales, ya no hallaba a quién dejársele ir. ¡’Jos de puta, mataron a Yisus! ¡’Quitungüevo si no!, gritaba el cerote, bien a verga, casi chillando. La última vez que lo vi, iba cargando. Se había aumentado 8 cms. Al llegar a las bocacalles, en la Antigua, se hace un como hundimiento. Conforme avanzaba, Esvin iba subiendo el hombro y tapando el espacio con la otra mano, para no dar color de que no llegaba. En el mero centro, Esvin ya no llegaba ni con la shola. Le iba a hacer una foto, pero el hijueputa se metio debajo del andas y se puso a recoger frutas de la alfombra, haciéndose pasar uno de esos patojos. ¿Cabrón, no? Ése era Esvin. ¿Por qué les cuento esto? Pues porque si esto es religión, yo soy Dadi Yanqui. ¿Cómo podemos ser tan suelas y no reconocer que, en el 90% de los casos, esta época es más folclor y tradición (por no querer decir: buen ambiente y chingadera), que otra cosa? Es así, muchá. El mulamalteco todo lo vuelve fiesta, todo es chupe, todo es chingadera. Verano 2008 con desvergues en el puerto y pisadas en tanga al ritmo de Tego Calderón o del ya mítico grupo Rana. Patrocinadores: Gallo Nuestra Cerveza y Ron Botrán. Venado Sello de Oro Especial a la retaguardia, con gente cul bailando en piscinas y ese logo cerote de cabeza de venado en las espaldas desnudas. Concursos de alfombras con jugosos premios. Turnos pagados para cargar enfrente de tu casa. ¿Negocio? Pisados guaquiados, amaneciendo en los parques, todavía con la túnica puesta. Raves full-droga en Pana, rock n’ roll y gringas dispuestas a abrirles las patas a exóticos morenitos con dotes de venderores ambulantes o predicadores, digo, por la casaca que se echan. AHHHHHHHH… la lista es larga, muchá. Rex sabe muy bien de lo que habla y ustedes también. Aquí, las pajas shucas al baño. Si quieren convencerme de que MIENTO o de que estoy EQUIVOCADO, invéntense una buena casaca (como la de Rocky 6) y sorpréndanme.


¡Cómo extraño la Antigua, muchá, por la vida de las putas!


La imagen la tomé prestadita de www.es.wikipedia.org. Me ‘biera gustado una de Rudy Girón, pero a lo mejor aquél se enoja.