11 may. 2008

¡ESTÁS PENDIENTE, MAJE!


Hubo una época (digo yo, tampoco me hagan mucho caso) en Mulamala, una onda así tipo “Los años maraviosos”, en la que uno (o dos o tres o...) podía tronarse el hocico con el traido de su hermana (por ejemplo) o con cualquier otro mierda que nos estuviera haciendo ojitos y casi estar seguro de que, después de los pijazos, ahí moría la mierda y cada uno se iba por su lado, verguiador y verguiado. Con los años, se instuaró en la conciencia popular aquea mierda de “te voaechar a mi hermano, vas a ver”, y de ahí “te voaechar a mi viejo”, y de ahí “te voaechar a mis primos, cuates y vecinos de la cuadra, vas a ver; linchado vas a parar, hijueputa”. Aquea salvajez se remitía a darnos verga y ver quién putas era el más pilas. Si querías quitarte las ganas con algún compadre, “era más o menos posible” sin que la onda fuera más allá de un hospitalazo. Hablo, a lo mejor, de la época de mis tatarabuelos, o no sé, a lo mejor me estoy imaginando que las mierdas eran otras cuando ni mis tatas habían nacido. En fin, la onda es que en plenos siglos XX y XXI como que el panorama se vuelto un poquito "cuaternario". Ya no se trata de darle verga a Lipe sino de quebrarle el culo a Lipe (o al pobre mulita que se parezca a él, ponétele). La mierda de “estás pendiente, maje” o de "te vas ir a caldo" ya no es sólo pegarte un agüevón como antes; ahora es ir a buscarte y plomiarte en donde putas sea, con quien estés y a la hora que les ronque el culo. ¿Acaso miento, mi querido Lipe? Lipe, que se anda escondiendo desde hace días por un problemita que tuvo con un maestro que resultó ser carnal de El tres equis, (uno de esos narcos malavibra de la Z. 28), sabe que no, que no exagero y que la onda está gruesa. ¡Por Mula!

En Mulamala no hay vacunas ni cuadernos, pero hay mini uzis. ¡Chila mierda, vaa! ¿Acaso somos pobres, pues? Chente lleva dos años llenando un tecolote pisado para comprarse una su 9 mm. Al pobre esqueletudo mierda le quedan bailando los pantalones de lona pero ahí se ve con su cuete en la cintura y sus Raibán chafas echándose un su chester en la esquina de su cuadra, tuluquiando a la mara, creyéndose mitá Choc Norris mitá Llanero Solitario. Y así como Chente hay miles de pisados que creen firmemente que para ser HOMBRE hay que tener CUETE. Engasados mierdas salidos del Adolfo Jol, de la Politécnica, del Ejército, de las PAC, de la Tira, de las empolvadas calles de Oriente, de la Guerrilla y hasta de la Facultá de Agronomía de la USAC. ¿Y ónde me dejás a los mareros, narcos y guaruras de los políticos?, se atreve a preguntar Lipe. El modo operandis de aqueos lo exije, le digo yo como queriendo justificar la onda. Pero no, no es que la justifique, es que es así. Esa pandilla de escorias NO es ni mierda SIN una pistola. (Los fileros parece que ya pasaron de moda. Dicen que ya no los hacen como antes y con dos usaditas, luego luego se oxidan). Y eso es lo cague de risa, pues. O sea, Lipe bien podría andar de lo más tranquilo luego de haberle botado un par de dientes y dejarle el ojo como que es pitahaya podrida al carnal de El tres equis, ¿no? No habría necesidá de que el pobre anduviera haciendo el ajustón para irse de mojado a los Yunaited (huyendo) o para hacerse cirugía de ficha (para que no lo reconozcan). Pero como no, aquí anda aquél con el cubilete en la mano, escondiéndose en mi chante como si fuera un exfugado de Pavón o un expresidente de Mulamala, que son la misma mierda.

El chino pisado que inventó la pólvora debe estar risa y risa en el otro mundo, vaa. Cuando Lipe anda agüevado le da por pensar muladas y cagarse de la risa solo. Son los puros nervios, me comenta. Para variar, la imbecilidad es como un brochazo perenne en el ambiente mulamalteco y somos los típicos mierdas que “lo que vemos, queremos”. Pensamos que andar con cuete, boro o escuadra significa SER GRUESO, como en las licas. (No sé por qué la idea esa de “grueso” la asocio más a “alguien con sobrepeso”, por no decir “gordo” o, como dice Lipe, “apaste”). Muchas chavas, incluso, se mojan si un pisado que se las esté cantineando lleva cuete y anda ahí todo chichudo el hijueputa, con cara de maliado, como si fuera el dueño de algo que sólo en su puta cabeza existe. Un atarantado de ésos se cree con la potestá de decir “este barrio es mío”, “esta calle es mía”, “estos culos me pertenecen”, “tu tienda está en mi territorio, pagame” y pretender que el resto digamos sí con la cabeza y con la jeta calladita porque si no, huy, cuidadito pues o te vas shuco. En fin, como nadie dice ni verga y a otros más nos da igual, la mierda es así y así seguirá siendo. Viéndolo desde ese punto de vista me atrevo a decir que Mulamala es un estercolero, un volcanote (diez veces más grande que el de Agua) de estiércol mezclado con la caca de miles de pelmazos y unas quinientas toneladas de basura con riachuelos de desagües incluídos. Quien no lo quiera ver es porque ya no muy micas o porque NO le interesa verlo, por comodidá o por indiferencia. Digo esto porque al pobre Lipe le quedan los días contados y porque vale verga, muchá, VALE VERGA que tengamos que vivir así y que como no nos queda diotra, nos tengamos que acostumbrar a la idea y a seguir la chingadera como si nada.

Pero volviendo al tema Lipe… ¿quieren saber por qué tuvo la gracia de tronarle el hocico al carnal de El tres equis? Simple y sencillamente por motivo de “gustos tabacaleros”. Tu madre, Rex. Sí, a lo macho. El carnal del El tres equis le roló un cigarrito a Lipe una tarde que se toparon en un putero, Lipe lo encendió cuando iba saliendo a la calle, le dio un par de jalones y, tosiendo con cara de guácala quésesamierda, medio gritó: ¡Casino azuuuuuuuuuul!, tiró a la mierda el cigarro y entró a hacerle camote al otro cerote con todo y puta recién agasajada con un del Frutal de mango. ¡Así como lo oyen!

Estamos pisados, ¿no?

Foto encontrada por casualidá en la página del señor Lord-Kilokan