24 ene. 2010

AQUÍ NO NOS ANDAMOS CON CUENTOS


Casi a diario, mientras termino de desperezarme y vengo a echarme a este sillón a rascarme los güevos, me da por agarrar esa mierda de Trenza Libre para ver qué putas está pasando en Mulamala y afuera de ella. La verdá, por lo único que ojeo el periódico es por las “Breves” que aparecen por ahí, en pequeñito (Menor autista arremete contra abuela por extrema cocción de galletas; El ochenta por ciento de los paquistaníes sufren de colon irritable; Mujer payaso en huelga de hambre por negación de esperma de Ronal Macdonal; Palomas mensajeras parecen cortejar a pordioseros en el Zócalo del D.F.) porque son un cague de risa, así que no voy a hablarles pajas. Lo que sí no pude pasar por alto ayer fue la noticia de la pág. 4, muchá. Puta madre, esto sí es serio, me dije, y a llamar a un cuate que es güizache, pues. Rivelino, que apenas si me lambisconea, dejó a su mujer dando a luz en el hospital y vino a ver qué quería yo. Empezamos a echar verga en la analizada de la Ley Paralela del Municipio de San Miguel Acatán, Huehuetenango. Y no se rían, cerotes, porque como chingamos con este mi cuate: en Acatán o Acatás o te Atacan. Por eso mismo y porque creemos firmemente que esta ley debería aplicarse a nivel mulacional, nos vemos en la necesidá de sacar a la luz aquí, en el Divino Muladar, una versión más detallada DE LAS PROHIBICIONES MÁS CONTROVERSIALES con el afán de la que mara no se pierda, pues; o sea, que no haigan mal interpretaciones que luego acarreen castigos a personas inocentes, que le tijereteen la greña a tu traida o que te que hinquen en piedrín y te vuelen verga con una varita de membrío, por ejemplo.

Las causas para que te carrocee la gran diosa puta, copiadas textualmente (por Diosito que sí, Rigo) de la Trenza y en negrita (cucurumbé), son las siguientes:

→ Violación de menores. Sólo se admitirá la violación o el ultraje a mayores de edá y a vejestorios. Los animales domésticos se salvan los culeros ya que entran en la categoría de “amor libre y natural” (Wudstoc 12, 2-3).
→ Violación por la noche. Las violaciones (y/o chimadas a la juerza) sólo podrán llevarse a cabo a plena luz del día y, especialmente, en horarios de oficina cantonal, calzado de milpa y arreo de pijijes. Se prefiere el uso de estravíos, atajos y callejones sin salida para tales menesteres.
→ Castigo a maestros que no trabajen cinco días a la semana. ¿Deberían trabajar 7?
→ Problema de movimiento de mojones. Cada dueño de un su terrenito deberá adquirir uno o dos teodolitos ETH 50 Zeiss Elta para que la colocación de las estacas sea la exacta y evitar tushtes y manoemonos.
Generar basura. Queda, por lo tanto, prohibido comprar cualquier producto envasado, enplasticado, encajonado o con envoltorio de cualquier tipo. Asimismo, se prohíbe pelar frutas, verduras y gaínas, así como aporriar los naranjales.
→ Personas abusivas. No obstante, se aceptarán desde jalones de pelo hasta linchamientos siempre y cuando la ocasión lo amerite, la Luna este aliniada con el desaparecido Plutón y/o esté sazona, como a menudo repetía mi buen amigo Rudy Coche.
→ Jugar baloncesto en la noche. Después de las siete, las canchas serán utilizadas por tahúres, guijeros y traidos. Los reclamos por decomiso de pelotas supondrán multas severas y, luego de cinco incidencias, la amputación del meñique del pie derecho o la depilación (con agua hirviendo) del güevo izquierdo.
→ Embriagarse en días hábiles. Sabaditos, días del Señor y feriados servirán para acumular el ansia del gaznate y ponerse hasta el queso de cuxa, cuto o puritano. Lo mismo ocurrirá con los bautizos, primeras comuniones, confirmaciones, bodorrios y pedidas de mano, en donde orgías y talegazos por culpa del alcol serán aceptados.
→ Incumplimiento a altas horas de la noche. No sólo se refiere a no salir a la calle después de las doce, sino que también a que todos los muchachones (casados o no) deben cumplirle a sus mujeres y hacer chillar el petate que es gusto (o tronar el catre, como dice el Andy). Ellas entregarán un informe semanal “a lo pelao” de agasajos y fracasos.
→ Pintar casas o paredes. Sólo el puro bloc, el adobe o el ladrillo, así, a lo puro bandido. Prohibido terminantemente mencionar los nombres de “El Volcán” o “Sherguin Guilians”. Multa: despintar con las uñas la Iglesia del pueblo y la sacristía.
→ Robar muertos. Excepto en casos de vida o muerte. Suponer que el permitido “robo de niños en los nacimientos” contradice esta ley, acarreará la expropiación de los nichos familiares por parte del párroco en funciones, para que éste pueda dar cristiana sepultura a sus mascotas.
→ Pintar cementerios. Que se gasta mucha cal para ni mierda.
→ Incumplimiento de edad anciana. No se trata de faltarle el respeto a los ruquitos, sino de que los ruquitos se comporten puros patojitos. Si algún ruquito se pone a gatear, hay que comprobar que haya tomado; si no ha tomado, multa.
→ Criticar a cualquier persona. Excepto cuando la persona no sea un o una cualquiera. La expresión “bajar el cuero” será usada sólo cuando la ocasión lo amerite: pajearse, miar, chimar o ver que el capote no tenga su collarito de sebo.
Problemas con nacimientos de agua. Miembros del comité “Ese desagüe no es de todos” continúan con las protestas por no haber sido tomado en cuenta en esta ley. Al fin y al cabo, dijeron, el agua sigue siendo agua, venga de donde venga.
Quebrar mesas de vendedores. Porque eso sólo lo hizo Jesús, viene en las Sagradas Escrituras y ahí no hay pierde.
→ Invadir propiedad con animales. El Programa de Domesticación de Invasores Caseros (ratas, lagartijas, cutetes, ciempiés, arañas, cucarachas y gaínas cluecas, que les pela el riel si hay paredes, cercos o divisiones), ya está en la imprenta.
→ Venta de licor por las noches. Se multará a los dueños de los depósitos y estipendios de clandestino a que le suban el precio a sus productos que sólo podrán adquirirse a plena luz del día. ¡Nada de querer hacer su Agosto ni en Agosto!
→ Falsificar billetes. Que quede claro, declaró el edil, que la añelina para aserrín funcionó una vez, pero que desde el primer día hábil del mes entrante, billete recibido en una tienda, billete metido en un guacal con agua, ¡a ver qué pasa!
→ Quebrar envases en la calle y en estado de ebriedad. Artículo preventivo nada más, por temor a que en unos cinco años empiecen a darse casos de estos.

Y además… Aborto. Divorcio. Calumnias. Secuestrar. Traficar drogas. Drogadictos. Delincuentes. Escándalo en la vía pública. Falsificación de documentos. Portar armas. Escándalo en la noche. Usar aretes, pelo largo y tatuajes (para hombres). Robo de niños. Robo en general. Soborno. Orinar en la calle, parque y mercado. Brujería. Padres que no educan a sus hijos. Autoridades que no cumplen con su deber. Deudas. Venganza. Accidentes por ebriedad. Tarjetas falsas de celulares. Conducta de pandilleros. Líos de transportistas. Pleitos de vendedores. Desintegración familiar. Robar caballos, pollos, carros, siembras y otros bienes.

¿Qué tal?

Ojalá aprendieran los Gobiernos. Así que cuidadito pues pisaos. Pero bueno, ahí ustedes. No vayan a pensar que Rex es de esos que usan las frasesita aquea de “portáte bien que nada te cuesta”. En fin, yo sigo con mi rascadera de güevos, y no por ladillas, sino porque me dan alergia los calzoncillos que no son de marca.

¿Qué tal?


La fotía me la encontré en este blog.