24 abr. 2010

MÁS DE AQUÍ QUE DE ALLÁ, ¿ASÍ ERA VOS INDIA MARÍA?


Anónimo said… Tan ridículo: ahora dice que habla como español, ya se le olvidó donde nacio, crecio y aprendió a hablar! parece paulina rubio.... dijo alguien por ahí refiriéndose a mi persona después de haberme oído hablar vía Escaip. Y muy bien. Sea quien sea, al menos tuvo los güevos de decirlo. Si hubiera sido más cabrón para decirlo, le habría contestado ahí mismo, pero como lo único que veo (ustedes podrán pensar lo que quieran, ya saben) es que es un pobre imbécil, quise mantener la compostura y venirme aquí, a mi casa, a compartirlo con la mara. Voy a dejar pasar las tildes, por hoy. Lo del anónimato no es nada nuevo. Ya sabemos cómo somo muchos mulamaltecos de cobardes. Así que no le voy a dar más vueltas al asunto. Es más, antes de que siga, aclaro: a Rex esos comentarios le pelan la verga; lo estoy usando nada más, ya que es rial, para fundamentar una entrega más del Muladar. Sigamos. Dado que por razones personales no vivo en Mulamala desde hace ya unos cinco años, reconozco que mi manera de hablar se ha visto afectada por mi vida aquí, en Mulaña. Es algo que pasa simplemente porque ya no hablás ni te relacionás con mulamaltecos como lo has hecho toda tu vida. Es un fenómeno lingüístico —disculpen tanta seriedá, muchá, pero tengo que decirlo así—, que está relacionado con la integración y la sobrevivencia. (Conozco gringos, alemanes, ingleses, etc. que hablan puros mulamaltecos… ¿Malinchismo? Nel: Integración, chavos.). Para quienes NO lo saben: NO ando de turista. VIVO aquí y hago todo lo que hace cualquiera que VIVE en el lugar donde VIVE. Y los que YA NO viven en Mulamala, como yo, saben perfectamente a lo que me refiero, no me vayan a decir que no, cerotes. Porque encima de que uno está lejos y muchas veces solo, tiene que aguantar estas mierdas. ¡Ja, puta! Lo que el pobre imbécil cree saber y da por hecho, como si me conociera y supiera qué putas pienso o qué putas siento, es que porque mi acento haiga cambiado un poco, me la llevo de mulañol y ya me olvidé de donde vengo. ¡Ja, mírenselo al cerote! O sea, el nene (como muchos más, lo más seguro) se atreve a afirmar algo que no sólo no es cierto sino que contradice totalmente el estado en el que mucha mara que vive lejos de Mulamala (no todos) se encuentra: con unas ganas de la gran puta de regresar… ¿o me van a decir que no?

Por necesidá o por voluntá propia, vivir fuera no es fácil ni tampoco significa que uno se olvide de sus raíces (¡serás güisquilar, pues pisao!). Eso no se puede, muchá. ¡Ni los exiliados, que tienen sus motivos, pueden! Pero por lo que se ve, todavía hay mara que como que no lo digiere. Los que me conocen bien saben que muchas de las mierdas que hago, el Muladar es un claro ejemplo, son precisamente porque necesito mantener viva esa conexión con Mulamala, con el ambiente, con las chingaderas, con las muladas, con mi familia, con mis cuates. ¡Y lo he dicho un vergo de veces! Es más, en esa entrevista que me hicieron, también lo digo. Hablo de esa nostalgia pisada por tu tierra. Pero parece que hay pisados que no saben ni qué putas significa esa palabra y menos lo que se siente. Se fijan en detalles mierdas (como el acento o tu forma de hablar) y ya con eso se creen con derecho a decir mierdas sobre vos y a señalarte. Si nos ponemos con ésas: ¿por qué no le tiramos mierda al pijazo de mulamaltecos que viven en los Yunaited y que hablan inglish, espanglish, chapín o una mezcla de todo junto, conviviendo incluso con más mulamaltecos? ¿Qué? ¿No decimos nada de su americanización ni de su chicanización, que es más pisado todavía? ¿AH? ¿No, verdá? ¿Por qué? Porque entendemos que YA no viven en Mulamala y que le están haciendo güevos ahí y, aunque no lo haigan querido, se les pegó esa mierda de acento y ya estuvo. Al menos yo lo entiendo. Porque también soy inmigrante, sé cómo es esa mierda. Como también entiendo que le pase lo mismo a los que viven en Argentina, en México, aquí, en Francia o en Cuba. ¡El acento local aplasta al acento que llevás de tu terruño, maje! Es así, muchá. Está comprobado. Y ya dependerá de uno si es cabrón o no para saber hablar de una forma o de otra dependiendo en donde se encuentre. En el caso de Rex, a los dos días de poner pie en Jocotesburgo, ya no le vas oír ni un puto «vale» ni una conjugación en «vosotros». Y así, un cambio de chip y tapada la marimba.

Ahora bien, lo preocupante y ridículo (y ojalá el mentado Anónimo se diera cuenta de esto y lo recriminara) es que VIVÁS en Mulamala y pretendás hablar como extranjero. Eso sí, y coman mierda los que me lleven la contraria, eso sí que es realmente PATÉTICO. Y no me refiero al inglés, muchá. Ésa es otra historia, que a ver si la platicamos otro día más despacito. Porque, no me vayan a dejar mentir, hasta donde yo sé, en Mulamala nunca hemos dicho: pinche, pibe, mola, curro, pendejo, boludo, ché, hostia, concha, pana, chido, guay, cul, luser… ¿o sí? Porque por mucho que chambiés, chatiés o te relacionés con mara de otros lados, ésas NO son nuestras palabras ni nuestras expresiones. ¿En qué quedamos? Y muchá, si no saben a lo que me refiero, es porque no están en Feisbuc o no tienen Tuiter. Los que sí, fíjense bien en las caballadas que muchos mulamaltecos VIVIENDO en Mulamala ponen a diario. Ahí es donde uno dice: ¿Qué putas? Moda o no, ganas de llamar la atención o no, ¿hay que aceptarlo, así, calladita la boca? O sea, no hay que decir nada cuando un pisado, porque le da la gana o porque pretende ser alguien que NO es, se expresa como NO mulamalteco pero hay que pegar el grito en el cielo cuando alguien que VIVE fuera lo hace por necesidá o para facilitar el hecho de ser entendido en el ámbito en donde se desenvuelve día a día. ¿Así es la mierda? ¡Pues excelente entonces! ¡Me cago de la risa! Estén de acuerdo conmigo o no, tengo que decir que independientemente de tanta explicación pisada (esto va para vos Anónimo y para todos los mierdas como vos que piensan o han pensado así de mí o de cualquier otro cerote): yo me expreso según mi entorno, siempre tratando de ser coherente con lo que soy, con lo que pienso y con lo que considero. Y si no te gusta, pajiate o algo. ¿Qué soy yo? ¿Tu dador de placer? ¿Te tengo que gustar? ¿De veras pensás que me parezco a Paulina? Mi vida en Mulaña es un hecho circunstancial, nada más. Aunque pase cien años aquí, en Croacia, en Guinea Ecuatorial o en el mismísimo fundío de tu madre, sé quién soy y sé perfectamente de dónde vengo y, aunque en Mulamala siga habiendo babosos como vos, Anónimo, y por mucho que me caiga en la verga que la onda sea así, estoy orgulloso de compartir mi identidá y mi idiosincrasia con vos y con todo aquél que se parezca a vos, o que piense como vos. ¿Qué te parece? Y ya para despedirme, sólo una cosita: si tu comentario tiene algo que ver con patriotismo, me vas a disculpar bastante, pero estás muy… pero muy aventado a la mierda. Estamos en el Siglo XXI, tatita.

Adiós pues muchá, siempre por la sombra.

Fotía del mero archivo perso… anal.