3 dic. 2011

¡YA MERO NOS VAMOS TODOS CON PANCHO!



Yo la verdá es que muy supersticioso no soy, muchá, para qué les voy a decir que sí, pero puta, viendo cómo están las babosadas en todo lo que es y viene siendo el mundo, ja, uno se sienta un su ratito en el parque o una banqueta a reflexionar y se da cuenta de que a lo mejor los profetas bíblicos, Nostradamus, Molotov, los mayas y toda esa mara gruesa han tenido y tienen razón, muchá. ¡A lo macho! El panorama es lamentable y todo apunta a que esto se va a ir a la mierda en menos de lo canta un gallo. En menos de un mes ya es estamos en el 2012 y el fin del mundo, para caer en lo trillado, está ahí merito, pasando la página, en la esquina en donde uno no quiere pasar porque mean los bolos y siempre hay uno o dos malafachas taloneando a la mara. ¡Pero ojalá que no, muchá, al menos no para todos pues! Porque hay mara que de qué rato debería haber estado en calidá de abono, infectando gusanos y contaminando todos los nutrientes que hay en suelo, subsuelo y la roca madre. ¡Y no me vayan a decir que no, pisaos! Pero bueno, eso no lo decide uno. En fin. La cosa es que, sin ser tremendista, alarmista o pesimista, se me hace que ya nos va quedando poco tiempo, muchá. Sí, hombre. Es triste, pero así es la mierda y tampoco es para ponernos a chillar como que nos estuvieran amputando un brazo con una motosierra oxidada. ¡Hay que inflar el pecho y hacerle güevos! De todos modos, los mulas hemos sido nosotros, ¿no? Así que ni verga de estar chillando y lamentándose a última hora. ¿Porque para chingar y hacerlo mierda todo sí qué alegre, vaa? ¿Porque para llevárnosla de toda mierda y pensar que somos eternos y que, como nunca nos pasa nada malo, vamos a seguir inmunes siempre, haciendo lo que se nos da la regalada gana sí vaa? ¡Alegre la chingadera vaa! ¿ENTONCES?

No hace falta que nos pongamos serios e ilustres hablando o interpretando el Apocalipsis, muchá. “Señales se han visto en el horizonte… Grupos de bestias con colmillos de marfil… La gran prostituta y su lengua bífida de fuego… ” No, eso es para los que les gustan los efectos especiales, muchá. Las señales, porque hay señales, y síntomas, y pruebas fehacientes de que el fin del mundo está cerca son otras, digamos, más… familiares, de uso doméstico, cercanas, palpables como cuando te dan paperas y se te hinchan los ganglios. Yo creo que todo comenzó con esa cagada del Hi5, hoy nido de zorrismo, exhibicionismo barato, obscenidades y superficialidá desmedida. ¡Ahí se empezó a gestar la decadencia! ¡Los límites fueron violados y la mara pensó que todo era risa y risa! Y a la par, pujando por llevarse el listón de “recursos tecnológicos para expandir popó de manera libre y gratuita”, estaba el Mesenyer. Desde entonces la proliferación de lenguajes incomprensibles, contaminación visual, asquerosos emoticonos y toneladas de cursilería y basura emocional han llegado a igualar la rapidez de las pandemias, la peste bubónica y el SIDA. ¡Los genocidios no son ni mierda en comparación, muchá! Lo que empezó como entretenimiento (especialmente para los que eran incapaces de socializar fuera de sus casas) acabó (y estamos ya en el punto álgido) por inundar nuestra cotidianidá como si viviéramos perpetuamente flotando en un gran desagüe de mierda, fluidos corporales de todo tipo y desperdicios. Así es la mierda, nos guste o no, muchá. Y no quiero entrar en más detalles ni ser más fatalista, porque el doctor me dijo que me cuidara, que los transplantes de hígado son carísimos y que conseguir uno sano y en buen estado, del tipo genético de un alto mandatario como yo, es algo que puede tardar años.

¿Pero entonces de qué pisaos estás hablando, Rex?, me dice Güilo, que está aquí a la par intentando terminar un crucigrama que empezó hace dos semanas. Puta, pues estoy hablando de esos “aaaaaawwwww” que te persiguen por las noches como perros en brama, acompañados de esos “oki doki” que cuelgan en los rincones como telarañas, despidiendo un olorcito divino, como a flor de muerto, y de esos “sip”, “nop” y “yop” que parecen esconderse debajo de tu cama y salir cuando estás bien cuajado, correr directamente hasta tu cara, bajarse el pants (sí, usan pants y tanga) y vaciar las tripas como Dios manda. ¡Ésas son las señales, Güilo, por muy insignificantes que parezcan! Y hay más. Sí, ahora todo el mundo sufre INSOMNIO. ¿Qué te parece, Güilo? Resulta que los chavos y chavos ahora no pueden dormir, pero a las farmacias los únicos que siguen yendo a comprar Nervesa son los ruquitos. ¿RARO, NO? ¡Esa maldita enfermedá va a acabar con nuestros adolescentes! ¡NOOOOOO! Nah, raro fuera que dejaran de inventarse mierdas. Eso sí sería raro. Porque resulta que a lo que ellos le llaman insomnio (creyendo que los demás somos igual de mulas) es ni más ni menos que la necesidá de sex… ejem, ejem, o sea, de desvelarse chateando, tuiteando, feisbuqueando, yutubeando y cultivándose con la Güiquipedia, así, dicho de manera más “explicativa”. Claro, para que nadie piense mal, resulta que a partir de las 12 de la noche, todo el hijueputal padece insomnio. ¡Y encima tienen el descaro de QUEJARSE! ¡JAJAJAJAJAJA! “No PuEdO DoRmIr MuChA Ke WeBos, HELPPPPP!”, frasesita de mierda que acá el Rex traduciría cómo: Llevo desde las nueve y media tratando de que la Andrea me enseñe aunque sea el brasier por la güebcam, pero ya son las tres de la mañana y vale verga tener que volver a pajearme viendo porno cuando la pisada me juró que hoy sí estaba de buenas, pero lo único que hace es mandarme huecaditas y ni a putas se decide. Mientras, yo chagüiteando y sudando de la calentura, por la gran puta.

Pero bueno, vamos a suponer que no se están inventando nada y que de veras les cuesta dormir a los pisaos, así la señal de que estamos ante el fin de los tiempos es más impactante. ¡Si nadie puede dormir los ojos acabarán explotando de cansancio! ¡El fin, hermanos, está cerca! ¡NOOOOOO! Ah, pero no todo es malo. Otra de las señales, aunque esperanzadora y llena de regocijo, es que ahora todos nos dedicamos a repartir VENDISIONES y a compartir citas, pensamientos y frases rebosantes de amor, felicidá, ternura, fraternidá y cariño. ¡AAAAAAWWWWW! Resulta que ahora somos seres de luz y paz, que caemos en depresión e intentamos suicidarnos cada vez que vemos que nuestro amigo (de Feisbuc) y nuestro prójimo (el indito shuco que va a la par en la burra no, porque no lo conozco bien) está sufriendo o lo está pasando mal porque se le quedó sin batería la Blacberri o porque el David José Fernando sólo desplantes es, el muy cholero. ¡AAAAAWWWWW! ¡CUÁNTO AMOR, CUÁNTO CARIÑO, HERMANOS! El mundo se va a acabar, pero moriremos en la gracia del amor y la amistá. Ahora es el momento de llorar, de hacernos unas auto-fotías guanabí en el espejo (¡muchas gracias, Badú!) y ponerlas en el Feisbuc para que nuestros amigos nos las llenen de “laiks” y se apiaden de nuestro pesar y de nuestro estado calamitoso. Porque otra señal es ésa, hermanos: “De BaJoN, BoBi pAsO a MeJoR bIdA, FuCkin LiFe, I hATe My LiFe RigHt Now!”, y ahí va la tanatada de idiotas a poner que les gusta su estado. ¡O sea, les gusta que el otro o la otra mula estén tristes! ¡JAJAJAJA! Insisto, hermanos, el fin de esta mierda de mundo está cerca. ¡NO HAY DUDA! Más señales hay, pero no quiero aburrirlos y hacerles perder su valioso tiempo.

Ah, pero saben que es LO MÁS PIOR, diría aquél… ¡que NADIE ESTÁ SALVO, HERMANOS! ¡SIIIIIII! La decadencia llegó para quedarse y nadie, pero ningún desgraciao, tendrá el gustazo de sentarse en su sillón, chelita y chancuaco en mano, a ver el momento exacto, único y glorioso en que todo esto se vaya a la mierda.

¿Y POR QUÉ PUES VOSNNN?

¡PUES PORQUE DESDE QUÉ TIEMPO ESTAMOS AVENTADOS A LA MIERDA, HOMBRE! ¡O SEA, YA ESTAMOS AHÍ, YA COLONIZAMOS!

Pero ánimo, muchá, y sobre todo, MUCHAS VENDISIONEZZZZZ.

Su gran benefactor,

Rex Mamey III, colibrí de tu corazón y guía espiritual de tu vida y de tus acciones, hoy, mañana y siempre, varón. O hembra. O lo que putas seás pues.

Imagen encontrada y tomada prestada aquí: http://harryandkeane.blogspot.com/2011/05/21-de-mayo-de-2011-fin-del-mundo.html